martes, 27 de octubre de 2015

CERCA

Como de costumbre, llegué casi con una hora de antelación. Miré el reloj. Solo podía sentarme a leer, y eso hice, hasta que lo vi aparecer a lo lejos. Caminaba como a cámara lenta, o eso me pareció a mí. Mi corazón comenzó a latir con tanta fuerza que empecé a hiperventilar. Intenté que no se me notara tanto camuflando mi nerviosismo con una sonrisa. Nos dimos dos besos en las mejillas y él comenzó a hablarme, mientras caminábamos que se había descargado todas las películas que yo le había dicho por whassap. Intenté prestarle atención pero mi cabeza solo captaba la mitad de lo que decía.
"Dios, di algo ya", me dije a mí misma. Intenté comenzar algún tipo de conversación pero no me salieron las palabras. Después de comprar algunos aperitivos subimos a su casa y él puso una película que se había estrenado en el cine hacía poco.
Él bajó las persianas para dejar la casa a oscuras y se sentó a mi lado. Cuando comenzó la película me sentí muy nerviosa. No me gustaba que los dos estuviésemos tan callados, aunque estuviésemos viendo una película. Hubo varias ocasiones en que dejó su mano izquierda reposar en el sofá pegada a su cadera. Ese gesto me hizo pensar ¿Habrá hecho eso para que le coja la mano? Lo miré de reojo. Deslicé mis ojos por su rostro. Se veía que estaba concentrado. Luego bajé la mirada y la deslicé por el resto de su cuerpo. La película era de zombis, pero no daba miedo, cosa extraña en mi porque me suelen dar pánico ese tipo de películas. Es una pena porque me habría encantado que me abrazase.
Después cambió de postura y abrazó un cojín. No pude evitar sonreir. Que mono. Cómo me gustaría ser yo ese cojín.
Dirigí mi mirada hacia la pantalla al tiempo que un tipo explotaba en llamas junto con todos los zombis.
La película acabó y los dos nos quedamos a oscuras y en silencio. Me puse muy nerviosa así que me levanté y le dije que subiera la persiana. él lo hizo, con una sonrisa que me desconcertó un poco.
A continuación se sentó frente a mi en el sofá.
-Ha sido un poco plof la peli ¿no crees?
-Ha sido una mierda. No ha dado miedo.
Él sonrió y cuando se sentó más cerca de mí mi corazón se detuvo. Me dije a mi misma "quieta, no muevas ni un músculo". Entonces me besó, y mi corazón se detuvo. Después, cuando mi conciencia supo lo que ocurría, mi corazón comenzó a latir a tal velocidad, que pensé que se me iba a salir del pecho. Era la primera vez que mi corazón latía de verdad, la primera vez que latía por alguien, quiero decir. Con 13 años me enamoré perdidamente de un cantante y cada vez que le veía mi corazón latía con fuerza y lloraba cada vez que no podía asistir a un concierto suyo, e incluso fantaseaba con él.  
Y con quince años sufrí un enamoramiento con un compañero de clase, él ni siquiera sabía que yo existía y yo lloraba muchas veces cuando le veía con otra. Sin embargo, esa vez fue diferente. Ese beso era mío. Todo nuestro alrededor había desaparecido, y aunque fue efímero, mi nerviosismo no desapareció. Sentí que mi pecho iba a estallar.
Cuando se apartó de mí me miró y yo exhalé un fuerte suspiro.
-Joder, si llego a saber que ibas a hiperventilar no te beso-rio.
-Es que nunca me habían besado-confieso.
-Entonces... ¿puedo besarte de nuevo? es decir... ¿quieres que nos besemos o...?
Yo lo miré, sin saber qué decir.
-Yo...-sí quería pero me daba muchísima vergüenza. Él me miraba con mirada interrogante y yo me qué en silencio.
"Joder, parezco idiota. Va a pensar que soy una cría".
Me levanté y me disculpé diciendo que iba al baño. Una vez allí me saqué el móvil del bolsillo y le mandé un mensaje a mi amiga. Ella se había enfadado conmigo porque no iba a ir con ella a ver los juegos del hambre. Se lo había pedido a él antes que a ella, por lo que no sabía si me iba responder.

     Me ha besadooooo!¿Qué hago?
   
Al cabo de un rato me respondió. 

¿Qué? no me lo puedo creer. Jaja, ataca. 

Al leer ese mensaje mi cara era de cuadro.Yo esperaba algún consejillo. Salí del cuarto de baño y él había puesto la música.

-Venga, voy a enseñarte los pasos que he aprendido en las clases de baile.

Bailé con él un rato. Ya había perdido un poco la vergüenza cuando me abrazó por la cintura y volvió a besarme. Cuando nos separamos me dio un leve mareo, y me temblaron las piernas. Tuve que sujetarme a él para no caerme. Luego llegó otro beso, este más profundo.Sus manos se deslizaron por mi espalda hasta mis nalgas y me apretó contra él. Nunca en mi vida había estado tan excitada.
Quiso ir más allá pero le detuve. Tardé un poco en hablar porque estaba en shock.
-Aún no estoy preparada-logré decir.
-Lo entiendo-me dijo.
Nos volvimos a sentar en el sofá y él se disculpó por haberme metido mano. Sin embargo, yo no le prestaba atención. Quería decirle que le quería pero no podía. No estaba segura, pero ahora más que antes sabía que solo quería sexo, y eso me dolía.
Miré el reloj y luego lo miré a él. Necesitaba salir de allí.
-Tengo que irme-dije a duras penas.
Él me acompañó al metro y allí nos despedimos. Mientras bajaba las escaleras mecánicas me hice una promesa, pasase lo que pasara, y quisiera lo que quisiese, le haría cambiar de opinión. Él acabaría queriéndome; casi más de lo que le quiero yo.


 


4 comentarios:

  1. Hola imagino que es un relato tuyo, pues me ha gustado e incluso queria seguir leyendo mas, buena entrada, yo tambien tengoun blog por si te piedes pasar, ya te sigo y nos leemos, besos
    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias :D si, claro que es un relato mío. Este es la cuarta parte de una mini historia, que consta de los capítulos SUSPIROS, ESPERA, CONFESIONES Y CERCA. En teoría esta es la ultima parte pero a lo mejor la continuo.

      Pd: claro que me paso por tu blog, y te sigo. Besos.

      Eliminar
  2. Hola! Me ha encantado, el final es... buenisimo y deja con ganas de más, así que espero que siga un poco más, jejeje.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias. Si, creo que lo continuaré. Besos.

      Eliminar